Páginas

jueves, 18 de septiembre de 2014

TOTAL RECALL o DESAFIO TOTAL 1990 vs. 2012 - Adaptación, Original y Copia por Jorge Zarco


Os dejo aquí compartido un artículo interesante escrito por un amigo Jorge Zarco Rodríguez. Muchas gracias por contribuir en Cuando las estrellas nos llamen. 
Vicente Hernandiz

El imaginario de Philip K. Dick siempre se caracterizó por su paranoia, la creencia de que un Dios cósmico controlaba sus movimientos (y pensamientos) allá donde se encontrase. 
De ahí que la literatura fuese su vía de escape al horror de sentirse observado continuamente e incluso a creer que colegas suyos como el polaco Stanislaw Lem o Thomas M. Disch eran conspiradores en su contra (las suculentas colaboraciones literarias que podían haber brotado con ambos personajes de no caer Dick en la psicosis conspirativa que le caracterizaba). 
El cuento “Podemos recordarlo todo por usted al por mayor” escrito en 1966, remite a sus fobias personales de siempre. La posibilidad de que no seamos quien creemos, que nuestra vida sea falsa, nuestros parientes y amigos, agentes dobles o carceleros, que nuestro objetivo en la vida sea otro al que pensamos o que vivimos en el pasado una experiencia que debe ser acallada por intereses ocultos. El guion original de Total Recall pasó por infinidad de tratamientos y rescrituras desde que a mediados de los setenta, el fallecido Dan O´Bannon y Ronald Shusset (ALIEN) compraran los derechos del relato y ambicionaran con adaptarlo. 
Fueron muchos los que estuvieron a punto de conseguirlo. David Cronenberg el que más cerca lo estuvo junto a Dino de Laurentiis con protagonismo de Richard Dreifuss, pero su enfoque era demasiado radical, algo fuera de serie incluso dentro de la época. Y habría sido sin duda genial. Hubo otros intentos como el del australiano Bruce Beresford con Patrick Swayze antes de que la bancarrota hundiese a la casa Laurentiis y un avispado Arnold Schwarzenegger comprase los derechos oliéndose el más insólito de todos los proyectos en los que había participado. 
Había visto Robocop (87) y quería al holandés Paul Verhoeven a la dirección y fue una selección acertada a todos los niveles. Verhoeven es un cineasta de fuerte personalidad, que se caracteriza por una visión cruda y brutal del ser humano y el guion cayó en sus manos justo cuando iba a ocuparse de Black rain (89) que acabó siendo uno de los filmes más fallidos de Ridley Scott. 
Como película 1990:

Lo mejor es sin duda la fuerza narrativa de Paul Verhoeven en cada plano.

Lo peor con diferencia es su nefasto diseño de producción a cargo del pésimo William Sandell que maltrata y desaprovecha los diseños futuristas del mítico diseñador Ron Cobb dándole a todo una grotesca apariencia de cartón piedra en todos los decorados, por no hablar de su pésimo vestuario, más propio de la época de su rodaje (finales de los ochenta) que del 2089 en el que transcurre la película.
A finales de la primera década del siglo XXI  la fiebre de los remakes ya es un hecho evidente. Fuera de combate la productora original; Carolco de Mario Kassar y Andrew Vajna, Toby Jaffe y Neal H. Moritz responsables de la saga Fast and furious   eligen al ex decorador y diseñador Len Wiseman, responsable de la saga Underworld y La jungla 4 como realizador sobre un guion de Kurt Wimmer y Mark Bomback como guionistas oficiales (otro cantar es los rumores de más de un guionista “no oficial” encargándose del trabajo sucio de los productores). El actor protagonista es el irlandés Colin Farrell que necesita relanzar su carrera tras años de crisis.
Como película 2012:
Lo mejor sin duda, su diseño de producción a cargo del griego-francés Patrick Tatopoulos, diseñador todo terreno en lo que era de hecho lo gran mejorable de la versión de Verhoeven; su ambientación futurista. Brillante y en ocasiones deslumbrante, siempre se sitúa por encima de su previsible y desganada dirección.
Lo peor es que ni adapta fielmente el relato más allá de transcurrir íntegramente en la tierra, sino que se limita a ser una sobredosis de guiños al filme original y a otros títulos míticos que terminan siendo un juego estético sobre que título (Blade Runner, El quinto elemento, Inteligencia artificial, Minority report o Yo robot)  se está citando, que no ocultan su rutinaria narrativa y su desgana aplastante.
Actores 1990:
El carisma de Arnold Schwarzenegger más allá de sus limitaciones interpretativas era evidente en la primera versión, unido al siempre olvidado Michael Ironside (excelente secundario condenado a papeles inferiores a su talento real), la eternamente sobrevalorada Sharon Stone (portadora de un carácter insoportable según los rumores de turno) que hacía de Lori una psicópata al borde de la esquizofrenia en contraste a la sobria y olvidada Rachel Ticotin y al veterano Ronnie Cox.
Actores 2012:
Colin Farrell siempre ha sido un tipo que me ha caído bien más allá de despertar a su paso amores u odios. Más cercano al Doug Quaid del relato original como un tipo de calle superado por las circunstancias, a pesar de ir de guaperas sin aparentarlo. Wiseman debe querer mucho a su mujer Kate Beckinsale para convertir al Ritchter (Ironside) y a Lori (Stone) del filme original en un mismo personaje para lucimiento de la inglesa. Jessica Biel (limitadísima) pretende estar más buena dentro del plano que en resultar convincente actuando, pero Bill Nighty como Mattias (sustituto del mutante Kuato) y Brian Cranston como Cohaggen están sencillamente patéticos en unos personajes que no se creen en absoluto.
Panorama 1990:
Entre una tierra superpoblada y la colonia de Marte.
Panorama 2012:
La tierra es solo habitable tras una guerra química en la Europa comunitaria y Australia, unidos ambos continentes por un ascensor que atraviesa su núcleo.
Efectos visuales 1990:
Robb Bottin realizó una labor con los animatronics deslumbrante en la original, a pesar de que sus mutantes “cantasen” a látex en más de una ocasión. Los efectos visuales a la antigua usanza de la desaparecida Dreamquest Images son correctos, no tanto sus maquetas, tan evidentes como sus decorados interiores.
Efectos visuales 2012:
Han pasado 22 años y se nota. La despuntante Double Negative es impecable en sus efectos digitales y los animatronics de Patrick Tatopoulos, creador y diseñador de los robots a partes iguales, notable.
Violencia 1990:
Cruda, sucia, dolorosa y en ocasiones divertida, evidencia de la personalidad pesimista del holandés, que no teme romper tabúes morales.
Violencia 2012:
Aséptica, limpia e indolora, signo de los tiempos de despreciable corrección política que nos invaden.

Desarrollo 1990:
Como una diabólica caja de sorpresas en plena montaña rusa.
Desarrollo 2012:
Llena de (absurdos) guiños a la primera versión, que pillan fuera de lugar a quien la desconozca, como en la mayoría de los remakes.
Muertes violentas 1990:

Constantes y retorcidas en su impúdica visión de la sangre.
Muertes violentas 2012:

Mínimas, y sin ese punto sádico que las haría impactantes, para menores acompañados.
Rodaje 1990:
Infernal, en los estudios mejicanos de Churubusco donde las diarreas y la deshidratación hicieron estragos en el equipo técnico y artístico. Verhoeven necesitó un gotero y Schwarzenegger se libró de males al traer su catering directo de Los Angeles.
Rodaje 2012:
Sin mayores complicaciones, en los Pinewood estudios canadienses, lo que por otra parte le da esa pulcritud tan característica de los rodajes situados allí.

Mutantes 1990:
Constantes y evidentes por la radiación marciana.
Mutantes 2012:
Solo uno, la prostituta de tres pechos, digna de una modelo playboy.
Money 1990:
Entre 55 y 65 millones de dólares, que por cierto no evitaron su look cartón piedra.
Money 2012:
Unos 130 millones de dólares que en un principio iban a ser 200.
Debió dirigirla 1990:
De no haber sido Verhoeven, David Cronenberg sin duda.
Debió dirigirla 2012:
Len Wiseman es un cineasta correcto pero sin personalidad y se nota, el francés Alexandre Aja le hubiese dado un toque muy siniestro y violento y el hindú Tarsem Singh la transformaría en un puro delirio visual que se hubiese agradecido totalmente.

Desafío total 1990:
Un clásico de la ciencia ficción que sin llegar a ser totalmente ciberpunk, si influyó estéticamente en la fantaciencia posterior.
Desafío total 2012:
Una copia light, visualmente brillante es su forma pero de una aplastante falta de personalidad y carisma. Como la mayoría de los remakes, no tiene razón de ser sin su primera versión.
Jorge Zarco Rodríguez
 






  


No hay comentarios:

Publicar un comentario