Páginas

miércoles, 19 de diciembre de 2012

EL HOBBIT : UN VIAJE INESPERADO



Cuando en el año 1.937 se publica “El Hobbit”, nuestro querido autor J.R.R. Tolkien (John Ronald Reuelen Tolkien) no pensó, ni por asomo, la repercusión y lectores que esta narración – escrita como cuento para sus hijos - iba a despertar.


Visto el éxito que causa al poco de salir a la luz, el editor de Tolkien le solicita que escriba otras historias de “hobbits”.

“El señor de los anillos” - historia continuación de “El Hobbit” - ve la luz en 1.954. Desde ese momento hasta nuestros días, la fresca fantasía de estas dos narraciones, han ido deleitando a cuantos nos hemos aventurado a sumergirnos en ella. En ambas las vicisitudes del camino, las aventuras que en ellos se describen y la épica que la historia narra, son tratados de tan magistral forma que el lector queda, desde casi el principio, necesitado de saber qué ocurrirá en la pagina siguiente. Esto sin duda es la tremenda garantía que nos motiva a desear desesperadamente pasar la página, habiendo, por supuesto, desentrañado cuanto en la que estamos propone.

Dicho esto como prólogo, en donde he querido hacer ver la expectación que un servidor, y creo que como yo un buen número de seguidores, tenía puesto en apreciar estas dos novelas al ser trasladadas a las pantallas del cine, quiero hacer notar que, si cumplí sustancialmente lo que esperaba de “El señor de los anillos”, en esta ocasión todavía he salido más satisfecho.

En primer lugar diré que iba algo escéptico. El pensar que una novela como “El Hobbit” se había trasladado a la pantalla en tres películas, me hacía sospechar que nos enfrentaríamos a una producción con mucha escena superflua que nos haría la sesión larga, máxime que esta primera entrega tiene 3 horas de metraje. Ahora con sinceridad tengo que afirmar que no.


Este primer tercio, a mi juicio - y que sólo sirva como valoración propia de un aficionado - ha sobrepasado con creces cuanto esperaba de ella. El ritmo de narración de las escenas, los personajes y cuanto se puede apreciar en cada minuto de la película no sólo nos traslada a la tierra media, sino que nos devuelve la magia que Tolkien quiso y supo plasmar en cada cuartilla que llenó con sus inmortales palabras al describir personajes y paisajes.

Quiero destacar también la gran actuación que para mi ha desarrollado el actor que encarna a Bilbo Bolsón “Martin Freeman” en el que saca a la luz lo mejor que este personaje tiene en la narración.


Tal y como ya he mencionado, la expectación que el saber que una novela como “El Hobbit” iba a desarrollarse en tres películas, hay gente que no lo ha perdonado, quizá con dos hubiera sido suficiente, incluso haciendo más densa la historia en una sola tal vez mejor. Lo bien cierto es que, por más que se quiera tachar a Peter Jackson de tener hambre de ganancias, hecho que con toda seguridad ha sido lo que ha motivado la trilogía, lo hecho ahí está. El devenir, con su sabiduría infinita, ya que siempre abarca lo que un gran colectivo hace como voluntad de apreciar o no algo, juzgará si era o no suficiente. Hecho que en muchas ocasiones ha dado o quitado la razón a expertos que bien calificaban algo de mediocre o de sublime, y a la larga se ha visto que no era así. 

Yo como remate diré que hay que ir a verla y luego juzgar. No me la hubiera perdido por más que alguien dijera lo que fuera.

Este sábado pasado disfruté como un “enano”.

Vicente Hernándiz autor de “Cuando las estrellas nos llamen”   
Búscala en:

3 comentarios:

  1. Sólo tengo una queja de la película, y es que se hace larga. Aunque uno no está mirando el reloj a cada rato (eso sería señal de aburrimiento), tres horas son muchas horas sentado en una butaca.
    Por lo demás, bien, coincido con Vicente en que tiene buen ritmo, no se inventa escenas sin venir a cuento (aunque siempre hay algún cambio, como la llegada a Rivendel), pero no olvidemos que El Hobbbit se escribió como un cuento infantil, no como una novela adulta, y es inevitable un cambio en el ritmo de la narración.
    De todos modos, conserva la frescura del relato infantil por los guiños cómicos aquí y allá.
    Espero que las otras dos partes mantengan el tono, aunque confío en Peter Jackson.

    ResponderEliminar
  2. Ayer fui con la familia a verla en 3D (48 HF) y es una pasada! fue extraordinaria.

    ResponderEliminar
  3. Me remito a un comentario de un usuario de mi portal, con el que estoy muy de acuerdo;
    "Ciertamente Peter Jackson parece lastrado por el aspecto comercial al tener que alargar una historia hasta límites insospechados para poder hacer tres partes.

    El comienzo es muy lento, pausado. Y sinceramente las partes más aburridas son las que no están sacadas directamente del Hobit como la historia de los enanos, el mago naturista.....

    Sin embargo, esta muy bien captada la esencia de la novela, una obra menor, pero con mucho de Tolkien. En la escena de los trolls, sin ser nada brillante, se refleja mucho este espíritu burlesco y cómico. El empeñarse en no tomarse muy en serio los personajes no es una idea de Jackson sino de Tolkien y esto lo sabe reflejar muy bien. El mismo giro de tuerca que encontramos en el pasaje en el que Golum reta a Bilbo a un duelo de acertijos.

    En las escenas de más acción, como es cuando son capturados por los trasgos, es donde más se aprecia la profundidad de un 3D y se consigue mayor sensación de enormidad. Sin embargo, la escena le falta algo...Tal vez, más emoción o intensidad y menos vis cómica.

    En definitiva, una película que no admite comparación con la trilogía, pero es algo que también ocurre con las novelas de Tolkien. Desde el punto de vista cinematográfico es bastante digna y a ratos entretenida. Maravillosos paisajes."

    ResponderEliminar