Páginas

viernes, 10 de agosto de 2012

OPINIONES SOBRE PROMETHEUS


Aquí van publicadas dos escritos sobre el estreno de Prometheus. Dejo abierto el debate para todos aquellos que quieran dejar su comentario. Podéis hacerlo en la parte inferior del artículo. 

PROMETHEUS: Sobre el argumento.
Opinión escrita por Vicente Hernándiz

Una raza superior crea la vida en la tierra. Nadie explica el motivo. Se dedican durante toda la existencia a supervisarla y dejarnos indicios de ello y cuando interpretamos de que planeta vienen, no es un planeta, es una base cientifica que han creado para destruirnos. No se explica porque quieren destruirnos. Tambien el hecho de que si hace 35.000 años ya sabiamos de donde venian porque tardan 33.000 años en estar preparados para destruirnos o porque nos dejan indicios de donde estan preparando nuestra destrucción. Al parecer el mismo experimento genetico que desarrollan para destruirnos, hace 2000 años, les ataca e impide que vengan.


PROMETHEUS: El gigante con pies de barro.
Opinión escrita por Jorge Zarco Rodríguez
Alerta: Spoliers.

La tierra en los inicios del origen de la vida. Un alienígena, blanco como el mármol de las estatuas griegas y romanas toma una sustancia que lo deshace como ácido y mezcla su ADN con el agua de una cascada iniciando el principio de la creación en nuestro planeta. Poético prólogo que augura y promete lo mejor para un filme que toma su nombre del titán griego que ayudó a los humanos robando el fuego de los Dioses y siendo castigado con un águila que devoraría eternamente su hígado. Remitir a los grandes clásicos de la historia humana es siempre un buen comienzo para cualquier película porque promete emoción y épica. 

Llevaba como amante de la ciencia ficción primero y de los tres primeros filmes de Ridley Scott después –su opera prima Los duelistas (76) injustamente olvidada en la mayoría de ocasiones- esperando meses el estreno de lo que prometía ser un triunfal regreso a la ciencia ficción de Scott tras treinta años de ausencia en el género que le dio como creador sus mayores alegrías. Además de ser el autor de Blade Runner (82) el filme favorito de todos los tiempos para un servidor. Resultaba además prometedor ver el regreso de Scott a la franquicia ALIEN tras engendros como Alien resurrección (97) o la saga Alien vs Predator , lo que prometía no solo el oportunismo de sus productores de cara al público masivo sino la vuelta de la calidad a la franquicia lo que era de entrada más interesante. 

Mallorca; cine Augusta, sesión de las cinco, un servidor pasa unos días de vacaciones con una querida amiga y se prepara para gozar del regreso de Scott al género que le vuelve loco. La película comienza y según va avanzando el metraje el entusiasmo de un espectador aficionado a la crítica se va haciendo incredulidad primero, irritación después y finalmente… decepción. 

Porque Prometheus tiene un problema muy grande y es un guion que sobre el papel apunta ideas muy interesantes como la creación de la humanidad a manos de alienígenas, la posibilidad de unos dioses crueles como los de las leyendas que desean la destrucción de sus hijos o que la humanidad es producto antes de la crueldad y la maldad que del amor y la tolerancia. Entonces porqué me encuentro con un guion escrito como una saturación de tópicos de la saga original y vaciladas palomiteras de cara a un público poco exigente o con una preocupante memoria de pez. 

Un esquema argumental –la búsqueda de lo desconocido y encontrar una civilización hostil- que se encuentra en múltiples fuentes literarias o cinematográficas y que parece un plagio indisimulado de una eficaz serie B producida por Roger Corman: La galaxia del terror (81) en la que James Cameron trabajó de diseñador de producción. Un libreto escrito a cuatro manos por Jon Spaihts y Damon –Perdidos- Lindelof, que no solo está lleno de guiños descaradísimos al ALIEN del propio Scott, ya que el esquema de desarrollo es el mismo que sufría la tripulación de la Nostromo. Entonces… ¿ porqué la mayoría de sus personajes me parecen puros estereotipos llenos de guiños de usar y tirar la mayoría de cara a la galería y con una brutal falta de carisma, y porqué veo situaciones prometedoras desaprovechadas o tratadas de la forma más absurda e incoherente posible ?.  A que viene esa excusa de que se plantean más preguntas que respuestas que serán contestadas en la esperable secuela de turno, que amenaza con firmar también el propio Scott. Preguntas que en su mayoría son lagunas de guion de la profundidad del lago Ness. 

Por otra parte ya sospechaba que la nave de los space jockeys de ALIEN era un navío de guerra plagado de parásitos limpiadores de planetas, ¿contra quien, quizá ellos mismos en una posible guerra civil?, quien sabe. De los siete tripulantes de la Nostromo sabía casi todo con unas pocas pinceladas –y excelentes interpretaciones de sus intérpretes-; de los cerca de diecisiete de la Prometheus solo dos me causan verdadera empatía: David el androide (magnífico Michael Fassbender que devora al resto del reparto con pasmosa facilidad) y la doctora y antropóloga Elizabeth Shaw (la sueca Noomi Rapace en la que se promete una brillante carrera). Lástima de desaprovechada Charlize Theron (Meredith Vickers) cuyo personaje apenas puede sugerir un profundo resentimiento hacia la figura paterna (patético y ultra maquillado Guy Pearce) o el entrañable Idris Elba (capitán Janek) cuyo personaje es un tópico de pies a cabeza. Roles que hubiesen dado mucho de sí como el compañero de Shaw, Charlie Holloway (Logan Marshall-Green) que desencadena la tragedia sin él saberlo ni desearlo, el geólogo (sobre actuadísimo Sean Harris) que pierde los papeles en una reacción casi infantil para un sujeto del que se espera toda la sangre fría del mundo, o su colega el biólogo (Rafe Spall) que tiene un comportamiento infantiloide –y harto estúpido- delante de un peligroso parásito. 

El resto de ¿personajes?, se limitan a figurar al fondo del plano sin voz ni voto la mayoría; no me importa su destino y de hecho todos ellos son víctimas potenciales. Situaciones absurdas: la reacción favorable de Vickers a la seducción de Janek, cuando en un sujeto déspota como ella el desprecio en la escala social debía ser primordial. O incomprensibles: la transformación del geólogo en un zombi rabioso al estilo 28 días después (2002). Harina de otro costal son sus mejores escenas: su prólogo, el día a día de David cuidando de los hibernados o comparándose con Lawrence de Arabia (Peter O´Toole y pareciéndose a su vez a David Bowie), su investigación de las proyecciones holográficas de los ingenieros –Space Jockeys- o la brutal operación quirúrgica a que se somete Shaw, en la que me resultó imposible no pensar en otro de mis directores favoritos: David Cronenberg. 

Fassbender da vida a un personaje sobre el papel no tan entrañable como sería desear: David, que desea –busca- la muerte del padre –humano- para su liberación personal, el actor germano irlandés enriquece su personaje con una serie de matices que no posee en el guion de Spaihts y Lindelof; notable alto para Fassbender. Noomi Rapace transmite ternura y desesperación después en su rol de Shaw que busca respuestas a su fe cristiana en la posibilidad de encontrar en los ingenieros creadores de vida o ángeles caídos y puede también que demonios. Pero lo que podría haber sido no solo bueno sino también brillante se queda en un doloroso: “Puedo pero no quiero” de parte de un Scott con un generoso presupuesto de 130 millones de dólares que lucen en pantalla mejor que producciones más caras pero que no salvan un guion con pies de barro que se viene abajo a partir de la segunda mitad de su metraje. 

Todo esto solo dará alas a los detractores del director, que tendrán razones de peso para acusarle –lo imaginan- de ser un cineasta sobrevalorado que logró sus mejores obras gracias a un revolucionario equipo de profesionales, pero que perdió gas y credenciales según avanzaba su carrera… Con Prometheus los que critican a Ridley Scott van a ponerse a gusto. Lastima que la existencia de este filme echara por tierra un proyecto tan jugoso como En las montañas de la locura en el que Guillermo del Toro iba a adaptar a H.P. Lovecraft en lo que prometía ser un film fuera de serie o que el propio Scott eligiera este proyecto -¿o fueron los ejecutivos de la FOX los que le eligieron a él?- en vez de sus anunciados Un mundo feliz basado en Aldoux Huxley o La guerra interminable adaptando a Joe Haldeman, que deseó adaptar ya en los ochenta. Y lo más inquietante está por venir: Blade Runner 2 nada menos. 

Después de ver Prometheus , me espero cualquier cosa, pero una cosa está segura, Scott ya no volverá a realizar magia como hace tres décadas a no ser que ocurra un milagro y pensar en lo que puede salir me provoca un escalofrío en la espalda. Acúsenme de carroza –no lo soy- pero espero mil veces más de otros realizadores, otras voces que no se han limitado a ser simplemente un cineasta que vuelve la vista atrás, consciente de que haga lo que haga, ya no podrá superar su propio prestigio. Ahí radica la tragedia de Ridley Scott.

6 comentarios:

  1. Una producción que solo sirve para contentar al público adolescente actual. Decepcionante y olvidable inmediatamente después de ver salir el primer título de crédito final. He hecho el esfuerzo de no vincular este producto de FX modernos a la magistral ALIEN de 1979. Spoiler: ¿Por qué resulta infinitamente más atractiva la astronave alienígena abandonada, muerta y silenciosa en Alien que viéndola activa y volando en Prometheus? Mm pensemos: a sí; tal vez porque hay cosas que es mejor dejar en paz :)

    ResponderEliminar
  2. Gracias por comentar. Animo a que los lectores de este artículo den sus opiniones. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. ni bien persibi el nombre del personaje "wayland" ya sabia que en algún momento apareceria al inolvidable ALIEN :P je

    ResponderEliminar
  4. Decepcionante e olvidable? respeto vuestra opinion pero no estoy de acuerdo. Para el publico adolescente?? XD XD como estereotipas, si mis amigos, que son mayores de edad y vecinos, la vieron y vinieron con alegres caras y hay quienes repiten viendo la pelicula. Quizas opinen porque no entendieron ciertas escenas dizque incongruentes pero si se dejaran llevar por la imaginacion,dejando las posibilidades en las conjeturas (la ciencia, señores, esta llena de enigmas aun por descubrir).

    ResponderEliminar
  5. Por mi parte, recomiendo que vean Prometheus....A mí me encantó y sigo viéndola pues tengo ya el CD. Y si no quieren mirarla pues...para gustos, no hay disgustos: reza un sabio dicho. Gracias

    ResponderEliminar
  6. Por mi parte, recomiendo que vean Prometheus....A mí me encantó y sigo viéndola pues tengo ya el CD. Y si no quieren mirarla pues...para gustos, no hay disgustos: reza un sabio dicho. Gracias

    ResponderEliminar