Páginas

jueves, 15 de marzo de 2012

SOBRE CUANDO LAS ESTRELLAS NOS LLAMEN POR VICENTE HERNÁNDIZ

De joven, momento este en el que se es más apasionado y se disfruta de una febril hambre de respuestas, comencé a documentarme sobre la posibilidad de que la vida en La Tierra no fuera algo surgida de forma espontánea en ella. Opción esta que bien pudiera tener variantes como la de haber sido manipulada, traída de otra parte de universo, llegada de forma accidental o incluso haber sido protegida por otra civilización más avanzada. Rápidamente comencé a encontrar un sin fin de publicaciones de un variopinto elenco de autores que, cada uno a su forma o enfoque, trataban de decir que en el pasado había ocurrido algo que no tenía correlación con el momento. Hechos estos que, excepto ellos, nadie se atrevía o deseaba investigar y, desde luego, mucho menos tratar de explicar.

Esta idea fue el caldo de cultivo que años después me llevó a concebir la idea de “Cuando las estrellas nos llamen”. En ella he recreado una utópica hipótesis explicativa de lo que podría haber ocurrido. Sirviendo de base argumental para desarrollar esta historia de aventuras y homérica lucha por la supervivencia de la humanidad. En ella no he pretendido defender, explicar o desarrollar esta plausible posibilidad. Únicamente, como ya he dicho, es la base argumental de la narración.

Dicho esto comentaré que “Cuando las estrellas nos llamen” es una novela de aventuras ambientada en el espacio en donde sus protagonistas, humanos como nosotros, tendrán, junto a la sociedad a la que pertenecen, luchar por la supervivencia. Lucha esta que irá más allá de la plausible salvación de algunos. Será un combate por la existencia de la raza humana. Una epopeya llena de sorpresas y descubrimientos que irán configurando, poco a poco, quines son, de donde proceden y como han llegado a su momento cultural y tecnológico.

En “Cuando las estrellas nos llamen” aparece un personaje, el profesor Deison Ram, historiador que, por su convicción de que el origen de la vida en su planeta y por ende el de su sociedad tiene correlación con lo que la novela plantea, ha ido cayendo en el mas absoluto ostracismo académico, no quedándole otra opción que el dejar de mentar públicamente sus teorías. Él es una especie de alegoría o, más bien, un homenaje a cuantos han tratado de indagar y profundizar en estos temas, sin ser el reflejo o imagen de nadie en particular. Escritores o divulgadores que han dedicado tiempo y recursos a desentrañar los mil y un misterios que, rodeando cuanto conocemos, nuestro planeta, en la actualidad siguen sin respuestas científicas y procedentes de organismos tenidos como referentes validos de verdades o posibilidades algo más que utópicas, es decir, reales.

Esto hace que el profesor caracterice una imagen simbólica, además de tener su papel dentro de la narración, de todos los aquellos, que en nuestro planeta, no cesan de buscar respuestas y desentrañar o sacar a la luz cuantos enigmas están latentes en los muchos rincones de este amado mundo en el que vivimos. Por ello cuanto logra o llegue a conseguir dentro de la novela, bien pudiera ser, en el ámbito de lo hipotético, descubrimientos que podrían aplicarse a eventos o avatares de nuestra historia y por consiguiente de nuestro origen o procedencia.                       

Por VH.Olzep - Vicente Hernándiz, autor de “Cuando las estrellas nos llamen” 
Búscala en:
Google+ Autor: VicenteHernándiz

            

1 comentario:

  1. Realmente señor Hernándiz me sorprende gratamente que a día de hoy, con lo complicado que es esto del mundo literario, usted, esté rompiendo con todas las expectativas que de seguro se cernían sobre usted, siendo autor novel, como usted asegura. Me alegro de veras, que con pasión, este difundiendo su novela con herramientas que a mi a día de hoy se me quedan demasiado grandes como son las redes sociales e internet. Un aplauso a gente como usted, que día a día lucha por su hueco en el mundo y que su esfuerzo sea recompensado. Espero verlo algún día en la lista de los "Top10". Por cierto, su novela es extraordinaria, afirma que la escribió como algo que le habría gustado leer, pero tengo que decirle, que la escribió pensando en usted y en mi. Un saludo desde Albacete señor Hernándiz. Espero poder verlo algún día en persona y que me firme mi ejemplar.

    ResponderEliminar