Páginas

miércoles, 3 de agosto de 2011

STARGATE – LA CIENCIA FICCIÓN EL LA TELEVISION

En el año 1994 y de la mano de Dean Deblin y Rolan Emmerich, nace la producción cinematográfica “Puerta estelar” es decir Stargate. Esta película plantea la hipótesis de que La Tierra fue visitada en la antigüedad por seres tecnológicamente mas avanzados que, utilizando un sistema de puertas que son capaces de conectar mundos en instantes o bien viajando con poderosas naves, utilizaron a los humanos como anfitriones de sus cuerpos, es decir necesitaban vivir en el interior de otro ser al que controlaban y le doblegaban su voluntad.


           El film fue un éxito total de taquilla, pero sus productores, aparcaron su continuidad por adentrarse en otros proyectos.
En 1997 ve la luz la serie, que recibe el nombre de Stargate SG-1, sobre nombre este que será el que reciba el primero de los equipos, y protagonista de la serie, que poco a poco nos va a ir descubriendo todo un universo de mundos y posibilidades, ya que de sus mano, y en ocasiones de otros equipos, van a ir desafiando cuantos obstáculos van a ir encontrando, ejecutando acciones que van a ir encaminadas a conocer otras civilizaciones, avances tecnológicos y mantener a raya a ese gran enemigo de la humanidad, al principio, que son los “Goa´uld, seres con tecnología superior que viven dentro de anfitriones”.
Una de los postulados que más atraen y le dan carácter a la serie es la utilización de los dioses de diversas culturas para recrear el poder “Goa´uld” y su divinidad superior. Esta forma de enfocar el universo le da un matiz de historia, ya que conforme van apareciendo cada uno de ellos vamos viendo y recordando, a través del arqueólogo y especialista en historia Daniel Jackson, qué representaban dentro de las diferentes culturas en donde eran adorados. Otro de los incentivos que siempre estaban presentes eran los comentarios científicos que Samantha Carter continuamente realizaba, así como el sugerente enfoque que de la Física Cuántica se hacia. A todo esto había que añadirle la astucia del Coronel Jack O´Neill (con dos eles) y la fuerza de Teal´c el Jaffa procedente del planeta Chulac (aunque no nació en él), componiendo entre los cuatro el equipo del SG-1, formando un grupo en donde se da el conocimiento, la inteligencia, la astucia y la fuerza.
Este conglomerado nos proporciona el elemento protagonista que junto con el entorno credo nos van sumergiendo en un indescriptible entresijo de aventuras que capitulo a capitulo va generando que desees escudriñar el siguiente, dado que siempre nos van proponiendo una continua y vas avezada hazaña.
Si el conjunto puede suponer un atractivo aliciente para apreciar las aventuras en un sinfín de contexto, siempre había capítulos a los que les profesó una mayor devoción. Quiero destacar cada uno en lo que la acción se desarrollaba entorno a los “Asgard” ya que la relación que entre el Comando Stargate y esa singular civilización se iba estableciendo poco a poco, siempre deparaban mayores sensaciones, junto con sentimientos de amistad que lograban subir sublime y emotivamente cuanto se desarrollaba y era posible percibir.
La lucha con lo replicantes formaba otro grupo de episodios que deparaban una notable adicción, ya que siempre había mucha acción y grandes dosis de imaginación, atrevimiento y astucia por parte del comando SG-1.
Como colofón hay que nombra toda la última parta que se relaciona con la lucha Ori que es también una de las partes en donde con mayor saña se adentra en lo que podríamos aportar a un universo en donde haya tecnología para poder viajar por las estrellas.
Stargate supone una aventura dentro de un universo de ficción en donde como en muchas novelas o recreaciones de este tipo se nos muestra, hipotéticamente, como se encajaría el que en algún momento las estrellas nos llamaran.

Por VH.Olzep - Vicente Hernándiz autor de “Cuando las estrellas nos llamen”
Sígueme en:

No hay comentarios:

Publicar un comentario