Páginas

viernes, 12 de agosto de 2011

LAS LÁGRIMAS DE SAN LORENZO


Otro verano más, la noche del 12 de agosto las lágrimas más brillantes surcarán el cielo nocturno para satisfacción de los amantes de la astronomía aunque, este año, la luna llena dificultará la observación de esta lluvia de estrellas.

Es la lluvia de estrellas más famosa del año. Quizás porque es verano y el buen tiempo y las vacaciones acompañan para su observación, pero lo cierto es que Las Perseidas o Las lágrimas de San Lorenzo despiertan una gran expectación.

En realidad, estas estrellas móviles son pequeñas partículas de polvo de diferente tamaño que arrastran los cometas en su viaje alrededor del Sol. Las Perseidas son provocadas concretamente por el cometa 'Swift-Tuttle', que da una vuelta alrededor del Sol cada 133 años.

El nombre de Perseidas se debe a que la región del cielo en la que pueden observarse se corresponde con el lugar ocupado por la constelación de Perseo, aunque en nuestro país, también se las conoce popularmente como Las lágrimas de San Lorenzo.

Ni siquiera debiera ser San Lorenzo quien llorara la noche del 12 al 13 de agosto, sino más bien que el homenaje deberíamos dárselo a San Eleazar. Pero la tradición viene de la Irlanda del siglo XIX, cuando la lluvia de estrellas mostraba su máxima actividad el 9 de agosto, día dedicado al mártir, según la Física Eva Rodríguez Zurita.

En la actualidad se sabe que Las Perseidas sufren un retraso de tres días cada siglo debido al desplazamiento del punto donde se cruzan la órbita del cometa y la órbita de la Tierra. Por eso, cuando los campesinos irlandeses del siglo XIX las contemplaron cruzar el cielo, le dieron el nombre del santo que murió abrasado en una parrilla.

Según José Carlos Millán López, de la Sociedad de Observadores de Meteoros y Cometas de España, "las Perseidas están activas desde el 24 de julio hasta el 16 de agosto", pero la noche de mayor actividad se corresponde con la del 12 al 13 de agosto.
Ha querido la mala fortuna que este año la lluvia de estrellas coincida con la fase de Luna llena, lo cual dificultará su observación. Según el Instituto de Astrofísica de Canarias, el momento óptimo para contemplarlas en nuestro país será justo antes del crepúsculo, entre las 5:00 y las 6:00 horas, cuando la constelación de Perseo esté alta sobre el horizonte Nordeste y la Luna próxima a ocultarse.

Si se quiere tener una buena observación de Las Perseidas, lo recomendable por los expertos es que se haga a simple vista, sin prismáticos ni telescopios, tumbados en el suelo en una zona alejada de las luces de la ciudad y siempre usando aislantes que protejan del frío. La mirada debe orientarse hacia el Norte o el Este, la posición que ocupa la constelación de Perseo durante el verano.

En un aspecto más exotérico, las estrellas fugaces han estado relacionadas siempre con el azar, la suerte y los designios del destino, así que, por si acaso, con cada lágrima que caiga del cielo, pide un deseo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario