Páginas

lunes, 23 de mayo de 2011

LAS AMENAZAS ALIENIGENAS EN LA CIENCIA FICCIÓN

Breve comentario: Como precursor notable H. G. Wells también se sumergió en uno del los mas mentados temas dentro de la narrativa de ciencia ficción. En su obra de 1898, “La Guerra de los Mundos” horripilantes bestias con destructivas máquinas iban paulatinamente asolando cuanto se hallaba a su paso. Esta novela, llevada al cine en dos ocasiones, ha sido uno de los prototipos de historias en las que la humanidad se ha visto amenazada. En ella la victoria final recae sobre uno de los seres más diminutos y a los que el hombre está constantemente combatiendo, a los virus. Este mismo planteamiento se utiliza en la película “Independence Day” de l.996, pero en esta ocasión el virus ataca los sistemas informáticos alienígenas.
            El cine, desde sus inicios, ha ido adaptando novelas o ejecutando guiones explotando esta inquietud que, cuando comenzó a plantearse la posibilidad de ir a la Luna, aumento considerablemente, ya que si podíamos salir de nuestro planeta porque otros no podrían venir, “Marte ataca a La Tierra, del 38” y “La Tierra contra los platillos volantes, del 56” son prueba de ello.


Otros ejemplos los podemos ver en “Campo de batalla: La Tierra del 2000” en donde una raza tecnológicamente superior, esclaviza nuestro planeta. Aunque la pericia, audacia y suerte, como en tantas otras ocasiones, nos salva. De recientemente facturación también podemos señalar muestras como “Invasión a La Tierra del 2011”.
En literatura también podemos indicar ejemplos en donde la humanidad combate contra otras civilizaciones como en “Tropas del Espacio” de Robert A. Heilein o en “El juego de Ender” de Orson Scott Card.
Estas amenazas en muchas ocasiones vienen propuestas por extraterrestres que de forma sutil van a ir ganando nuestro mundo como en la novela de Jack Finney, llevada al cine en el 56 como “La invasión de los ladrones de cuerpos”, en el 78 como “La invasión de los ultracuerpos” y recientemente en el 2007 como “La invasión”, en las que los humanos vamos mutando hasta que el extraterrestre se adueña del cuerpo y asume su vida y recuerdos.
Al hablar de amenazas de seres no humanos tengo que hablar de “Cuando las estrellas nos llamen” ya que en él he querido hacer ver, ya no sólo la posibilidad de que la vida humana en La Tierra sea fruto de otros que la expandieron, idea esta que se hace recurrente al mirar escritos de casi todas las civilizaciones de la antigüedad, sino también la inquietante amenaza en la que en cualquier momento nos podemos ver envueltos, tal y como otros autores ya nos han planteado.  
                                                               Vicente Hernándiz

2 comentarios:

  1. Sin embargo, en el foro de astroseti.org yo he defendido (con el nick de Cabezón), otro punto de vista: una civilización lo suficientemente avanzada como para viajar a las estrellas, debería haber superado las actitudes violentas, pues en caso contrario se habría autodestruido; justo como nosotros mismos estamos a punto de hacer. Según ese razonamiento, cualquier viajero espacial ha de ser pacífico, pues habrá superado la adolescencia armamentística.
    Se puede estar de acuerdo o no, es cierto. Pero, por otro lado, que toda la ficción de invasores ET no es más que un reflejo de nuestras contradicciones. Como dice el refrán "cree el ladrón que todos son de su condición", y como nosotros somos una especie violenta, agresiva y proclive a las invasiones, pensamos que todos los habitantes del espacio serán así. Si aplicamos mi razonamiento, tenemos que cambiar para poder sobrevivir en el espacio... o de lo contrario este mundo quedará desierto de seres inteligentes.
    En mi libro de relatos espaciales, "Crónicas de Bistularde" (de la misma editorial), planteo ese punto de vista... lo que no impide que no existan los conflictos, pero aquí son debidos a nosotros mismos.
    ¡Ah! Y eso no quita que no encuentre muy interesante el punto de vista belicista de "Cuando las estrellas nos llamen", sólo que espero que no sea así.

    ResponderEliminar